Licencia para Criticar

Crítica de Terminator: Destino Oscuro. ¿Por qué? No, en serio, ¿por qué?

Crítica Terminator Destino Oscuro

WARNING: Este artículo contiene SPOILERS.

¿Por qué seguimos viniendo a ver estas películas? Eso fue lo que me dijo uno de mis amigos después de acabar de ver Terminator: Destino Oscuro. ¿Por esperanza? ¿Por nostalgia? ¿Por el chuache? No lo sé, pero lo bueno fue que no nos gastamos los 9 € de una entrada normal sino los 5 de una reducida. Algo es algo…

Como habrás deducido por mi sutil discurso de crítica, la película no es ninguna maravilla. ¡Veamos por qué!

Viejo, obsoleto y hecho puré pero sigue dando pal pelo.

La vuelta de la vieja guardia y algunos pegotes


Sin duda, una de las noticias más sonadas de Terminator: Destino oscuro fue la vuelta de Linda Hamilton como Sarah Connor y, como estaba claro, la de Arnold Schwarzenegger como el T-800 (a pesar de que quisieron camuflarlo diciendo que se llamaba Carl y que es humano y bla bla bla). Esto aportó algo de expectativa positiva a la ya tan manida y repetida sentencia de «este filme ignora a todos los anteriores, es la verdadera secuela de Terminator 2: El juicio final», de la cual estamos un poquito hartos.

Sin embargo, con la salida del primer tráiler vimos que algo iba a cambiar… Una humana mejorada interpretada por Mackenzie Davis y una nueva promesa de futuro representada por Natalia Reyes. La nueva máquina aniquiladora sería Gabriel Luna (el Ghost Rider de Agentes de Shield) y tampoco se esforzarían demasiado en hacerla más letal que sus antecesoras.

No sé a ti pero a mí todo me empezó a oler mal y más sabiendo que el director iba a ser Tim Miller, responsable de Deadpool, entrega que no me entusiasmó debido a un guion pésimamente ejecutado con un flashback interminable y unas escenas de acción cargadas de CGI innecesario.

Pues todo lo que podía salir mal salió mal, evidentemente. Terminator: Destino Oscuro da vueltas y vueltas sobre sí misma intentando ser una suerte de primera entrega absurda que trata juntar lo viejo con algo nuevo pero repitiendo figuras, siendo Grace (Mackenzie Davis) la nueva Kyle Reese y Dany (Natalia Reyes) la nueva Sarah Connor. Gabriel Luna hace un papel bastante solvente, todo hay que decirlo, pero el T-1000 de Robert Patrick es infinitamente mejor a pesar de que es una versión un poquito más desfasada (pero muy poco realmente, las mejoras de este nuevo villano son mínimas) y, como no, Linda Hamilton se come la cámara cada vez que sale: algo es algo.

Probablemente, lo mejor de la película.

¿Por qué? No, de verdad… ¿Por qué?


La primera escena en la cual vemos a los protagonistas como estaban en la segunda película y un T-800 asesinando a John Connor de joven es genial: nostalgia pura y dura, buena ejecución y parece que esta nueva entrega va a innovar a más no poder. Pues no.

Como ya he mencionado, Terminator: Destino Oscuro es una copia barata de la primera película. Llega muy tarde y mal y, lo peor de todo, es que no salvo ninguna de las escenas de acción: Tim Miller es un pésimo realizador que no para de mover la cámara constantemente para disimular los defectos de un mal CGI y de unas peleas que parece que estén mal improvisadas, lo cual da la sensación de que estén pasando muchas cosas pero, en realidad, no te estás enterando de absolutamente nada. ¿Llegará el día en que alguien llame a Chad Staleski (director de la saga John Wick) para preguntarle cómo se hace? En fin…

Y bueno, ya ni hablemos de la aportación de Arnold Schwarzenegger, que entra en contradicción con lo que se explica en Terminator 2: en teoría está casado con una mujer desde hace muchos años, con un niño, no han mantenido nunca relaciones sexuales y él finge que se comporta como un humano. Vale, luego si eso señor James Cameron te vuelves a mirar tu película (la buena) y te fijas en que el Chuache dice «Ahora sé porqué lloráis, pero es algo que yo nunca podré hacer». ¿Me explicas cómo puede entonces este T-800 fingir emociones humanas durante años para disimular que no es una máquina?

Podría estar criticando y criticando mucho más Terminator: Destino Oscuro pero creo que ya te haces una idea de lo que vas a ir a ver, así que no veo que sea necesario hacer más leña del árbol caído. Tan solo espero que la recaudación sea bajita para que no hagan más secuelas (que han dicho que si sacan dinerito pues harán más) y que dejen morir ya una saga que se debió quedar en su segunda entrega.

Sinceramente y a modo de conclusión, creo que la única forma posible de poder revitalizar esto sería hacer algo como lo que vimos en Génesis: una apuesta innovadora, arriesgarse, romper con lo que se supone que debe ser y tirar por un camino distinto. Lástima que todo quedase arruinado por un reparto mal escogido y por spoilear lo interesante en los tráilers.

NOTA FINAL: 5 / 10 

En fin, no te gastes el dinero. Si eres fan de la saga espérate a que pongan Terminator: Destino Oscuro en Netflix, Amazon Prime, Hulu, Disney+, HBO, Apple TV, Rakuten TV, Sky España, Movistar+… Bueno no, mira, ¿sabes qué? Creo que es más barato que pagues la entrada que todos los servicios de streaming. O no, no sé, ponte la segunda.

¡Comparte el post si te ha gustado!
Crítica de Terminator: Destino Oscuro. ¿Por qué? No, en serio, ¿por qué?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable El titular del sitio.
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios .
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.

Scroll hacia arriba
RSS
Facebook
Twitter
Instagram