Licencia para Criticar

Retroanálisis: Mission: Impossible (Nintendo 64)

Análisis Mission Impossible 64

Con bastante frecuencia (si el calendario de lanzamientos me lo permite) me gusta revivir aquellos juegos que marcaron mi infancia y mi adolescencia, siendo Nintendo 64 la consola que más me ha marcado de todas y, por ende, mi preferida. No es el sistema en el que tengo más entregas pero sí es al que le he dedicado más horas.

El otro día me picó la vena de coger el mando tridente y hacer una partida a Mario Party 2 pero, cuando cogí el título, vi a su derecha uno al que hacía años que no sacaba de la caja para introducir el correspondiente cartucho en el sistema: Mission: Impossible 64.

Después de perder una partida por culpa de las malditas estrellas bonus de final de tablero decidí aventurarme en la reinterpretación de la historia de Ethan Hunt, Phelps y demás miembros de la FMI.

🎮 Fallos técnicos por doquier pero con cariño


Una de las desventajas de las consolas de antaño es que no cabía la posibilidad de sacar parches y actualizaciones para solventar los problemas técnicos y bugs que se encontrasen de salida. Ello podía provocar frustración en el jugador pero no tanta como ahora: nuestro nivel de exigencia es mucho más elevado y tenemos unos estándares distintos. Lo que antes se concebía como gracioso ahora se ha transformado en el calificativo «injugable».

Mission: Impossible 64 no está exento de los mismos y podemos apreciar cosas tales como: enemigos que responden con un segundo de retraso al efecto de nuestros disparos, un personaje que a veces se ralentiza por momentos, caídas en la tasa de frames, movimientos en falso que nos pueden hacer fallar un objetivo y tantas otras cosas que, a día de hoy, sería casi imposible ver en un título en su lanzamiento.

Estos pequeños matices modifican por completo la experiencia que podamos vivir pero, a su favor, diré que la nostalgia juega un papel fundamental: si has crecido con esta clase de videojuegos pasarás una tarde en grande cuando introduzcas el cartucho puesto que recordarás anécdotas y vivirás algunas nuevas como parte de estos fallos tan… simpáticos (por excusarlos).

Manual instrucciones Misión Imposible
¿Perso… qué?

😍 Mission: Impossible 64 no era perfecto pero sí muy divertido


Hablando en serio: unos escenarios grandes y ricos en elementos, un sistema por objetivos que podía abrumar pero que conferían a muchas de las misiones un carácter desafiante, armas y gadgets suficientes para aumentar esa riqueza, una reinterpretación de la historia escasa pero suficiente como para tener mucho ritmo y un doblaje en castellano, toda una rareza para la época.

Esos eran los ingredientes que daban a Mission: Impossible 64 la fórmula del éxito y lo consiguió con creces. En aquel momento se antojaba como un título bastante largo pero, a día de hoy, en un par de horas lo puedes tener finiquitado en su modo de dificultad «Posible».

Otro de los aspectos interesantes es que, al haber misiones con hasta 9 objetivos diferentes, el ensayo y error era parte fundamental del proceso para finalizarlo. Cada vez que jugabas y lograbas llegar un poco más lejos podías saborear ese avance e, incluso, la posible victoria que llegaría con uno o dos intentos más.

Había unas instrucciones previas muy vagas, lo cual no era suficiente como para saber exactamente qué es lo que debías hacer pero, aun así, no importaba. Recuerdo que el nivel «Embajada» (mi preferido y el de muchos según he leído) me costó prácticamente una tarde entera cuando, en realidad, en 5 minutos puedes tenerlo hecho si conoces los entresijos.

Juego Misión Imposible

Precisamente ahí radicaba la diversión de este título y de otros cuantos de la época: aunque solo hubiesen unas pocas fases no importaba porque el valor añadido residía en la épica gloria que sentías en tu interior después de lograr superar las dificultades de cada una de ellas (y, sino, siempre estaba el típico amigo que te solventaba la papeleta en cuestión de minutos aunque eso era «hacer trampa»).

Por tanto, tenemos en Mission: Impossible 64 un videojuego con sabor añejo para estar entretenidos durante una tarde entera (si no nos frustramos antes), divertido si nos gusta el género y desafiante y gratificante si estamos dispuestos a sobreponernos a sus dificultades tanto técnicas como de diseño.

¿Jugaste alguna vez a este juego de Nintendo 64? ¿Qué te pareció? ¡Comparte lo que quieras más abajo!

 

¡Comparte el post si te ha gustado!
Retroanálisis: Mission: Impossible (Nintendo 64)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable El titular del sitio.
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios .
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.

Scroll hacia arriba
RSS
Facebook
Twitter
Instagram